lunes, 25 de septiembre de 2017

Amor Tributario

La calle de quién cuyo nombre todo iluminaba.
Vestía con traje, de esos que son para dar, porque ¿cuál sería el sentido de traer tanto sino fuera para compartirlo con vos?

No me iba bien la chaqueta de orgullo que cubría lo sensible de mi carne al pelado; rasgada por el silencio de las palabras que pienso y que no digo.

Nunca preguntaste lo que sentí por ti aquella última noche. Tan sólo llegó la circular inhóspita donde se encontraba el embargo:
-era un amor tributario; de los que pagan impuestos de Amor cargados de interés fueras de fecha. Y cuando menos lo pensé de ti andaba endeudado conmigo mismo.

Me lanzó dos versos, uno por mejilla y se marchó... Al fin y al cabo: fue un Amor tributado.

N. del A.

La vida me ha demostrado que la contabilidad no es uno de mis fuertes.

- Salvador Flores-

martes, 24 de enero de 2017

Razones y Vidas

—  Tenías razón: día a día, sin importar el día; y sin contar el tiempo y su cuestión, sentir es vivir y viceversa. Vivir es cuestión de sólo eso, seguir viviendo.

-Salvador Flores-

viernes, 13 de enero de 2017

Nadie Ama

Nadie ama lo que no conoce. O al menos eso era lo que quería creer. Y sin embargo, se posó una duda desnuda que detuvo todo como el tiempo cuando se lleva la vida. Todo, Nadie lo aprendió cuando no le quedaba tiempo, porque no había vida. Nadie, ama lo que no conoce.

-Salvador Flores-

sábado, 24 de diciembre de 2016

Hazme De Ti

Era para algunos ya casi la hora de despertar, en cambio yo seguía aquí, entre líneas cargadas de dramática yuxtaposición que vacilan el deseo de mi somnolencia. 

Vengo de un frente frío, una corriente alterna que  deslumbra los pequeños vástagos de mi andar.

Quiero librar la más cruel de las batallas. Aquella donde sólo se pierde y se gana sobre sí mismo.

¿Soy yo para mí? ¿Eres tú para tú? ¿Eres tú par mí? Hazme de ti. Se Mi Luz.

Quiero Amarte una vez más.

-Salvador Flores-

martes, 3 de mayo de 2016

Cruzada

Dime algo que me deje sin aliento,
que desnude tu mente,
que nos quite la ropa.
Algo que sea cierto,
que nos haga enfrentarnos cuerpo a cuerpo.
Traguemos el sabor "a mar" de un sorbo,
desnudos ante los ojos y peleemos a piel.
Sangremos nuestras ganas, destruyamos la noche.
Rompámonos los huesos con sus humedades,
y que crujan nuestras risas.

En fin,
Marchita este Amor que te besaría siempre.
No como la primera vez, como la última.

-Salvador Flores-


lunes, 2 de mayo de 2016

Que Se Llama Deseo

Hubo una vez un deseo, ella era la nena de papá, poco a poco se hizo sueño, carne y vida: realidad. Realidad que un día de esos tuvo ganas conquistar. 

De repente deseada, como siempre deseó; mas sin quererlo fue perdiendo su notable distinción. Todo sin notarlo fue cambiando, hasta que por fin terminó, eyaculó todo deseo y con ella toda gana llevó.

N. del A.

Micro-Historias con Macro-Verdades.

-Salvador Flores-